sábado, 27 de diciembre de 2014

24 de diciembre



Últimas compras para cenas hipervitaminadas, hipealcoholizadas e hipercolesteroladas. A partir de las tres de la tarde el tránsito de compradores se resiente hasta dejar las calles desiertas. Algún que otro bar con las persianas a medio bajar va intentando dar largas a los feligreses más cansinos. Radio 3 hace una maratón de imprescindibles de navidad con Bing Crosby, Willy Nelson, Nat King Cole... Como consecuencia directa de la Crisis, la comida se ha convertido en un bien escaso...y el dinero...
Cena de nochebuena por menos de 5 € (sin contar el gasto eléctrico)
Tres zanahorias troceadas
Tres patatas partidas a gajos.
Dos puerros partidos en juliana.
Dos pastillas de Avecrem.
Una hoja de laurel.
Sal al gusto.
Un trozo de morcillo, tocino, hueso de jamón fresco y restos de un pollo descuartizado.
Agua y a hervir. Para servirlo, unos trozos de pan convertidos en picatostes y algo de jamón troceado. Falta la hierbabuena...
Tras un buen rato ya tenemos el primer plato, algo caliente con sabor a verduras.
Segundo Plato.
Patatas y huevos fritos.
Para picar.
Aceitunas, aguacate, tomate y cebolla mezclados a modo de guacamole chabolista.
Para beber, oferta de Lambusco de color rojo radiactivo.
Total : 5 más IVA.
Estos días he observado una paradoja que dice mucho de los tiempos en los que vivimos. Los africanos que controlan el monopolio de la mendicidad en las puertas de los supermercados Dia suelen susurrarte algo para que les dé algo. Estos días, susurraban menos de lo acostumbrado al ver las caras de los que salían de comprar. En una “rueda de reconocimiento de la mendicidad” el 90% hubieran elegido antes a los compradores que a los africanos. Creo que si sigue la Crisis, acabaremos viendo a los que mendigan dando limosna a los que aún mantienen el tipo a duras penas.
Estos días me han recordado la novela de Arturo Barea en la época que narra cuando era un chavalillo y trabajaba despachando en una tienda para ayudar a la economía de la familia. Entonces, como ahora, ser pobre era con suerte tener un trabajo y ahora como entonces , el sol brillaba menos.

Esperemos que 2015 sea menos deprimente y el sol brille de nuevo. 

martes, 23 de diciembre de 2014

HA, HA



Existen sueños recurrentes que no hace falta pertenecer a la secta freudiana para saberlos interpretar. Digo sueños o más bien pesadillas porque algunos nos tienen en tensión durante unos instantes que parecen siglos en el cortometraje de producción propia. Está aquel en el que intentamos escapar y no nos movemos del sitio, el de las arenas movedizas. Durante la época de exámenes produje uno en el cual la policía me perseguía por calles estrechas y oscuras al estilo New York city. Como ya dejé aquel vicio español de estudiar una “carrera”, la policía dejó mis pesadillas para dedicarse a identificar ancianos manifestantes de las preferentes. Ahora que caigo... que nombres damos en este país a los estudios universitarios: “Carreras”. Definición de Carrera : “ Se dice de los estudios universitarios que se inician en España y se acaban en cualquier país de Europa fregando platos”. Un chiste... Tres ingenieros europeos, un español, un inglés y un alemán está en un bar ¿ saben que dice el español?... Que van a tomar los señores... penoso... Nuestro querido Nelson, el de los Simpsons, en España tendría hernia de facial y esguince de dedo de tanto Ha, Ha... No nos engañemos, esto siempre fue así.
A finales del siglo XIX, viajeros ingleses que se daban una vuelta por las tierras de Cádiz, hogar de sus venerados Sherry y brandy ibéricos, se extrañaban que no se aplicaran maquinaria en los procesos de producción. Los terratenientes les respondían que la mano de obra era muy barata y además garantizaba la sumisión de la población. En el primer tercio del siglo XX, las únicas regiones de Europa que seguían con un sistema feudal eran Andalucía y Sicilia, el progreso no ha sido nunca una prioridad en este país. La histórica emigración gallega o asturiana no se ha debido a una cuestión de turismo sino a la necesidad de sobrevivir a condiciones sociales indecentes. Cuando no sólo los hijos de los de siempre accedieron a estudios superiores y cualquiera sin rancio abolengo podía ser abogado o ingeniero, empezó a circular el mito que en España sobraban licenciados. En un país donde estaba bien visto mofarse de quienes se preocupaban por formase y en la familia siempre te decían eso de “ mira tu primo manolito, sin estudios y lo que gana en la obra. No estudies tanto que no sirve para nada”. Lo malo de eso es que en parte tenían razón, manolito pillaba 3000 euros al mes y tu te dejabas las pestañas estudiando. Entonces, nadie pensó que cuando manolito le tuvieran que cambiar una válvula del corazón le haría falta un cirujano y no un encofrador.

Universitarios españoles no desesperéis ¡ aún hay esperanza. Siempre harán falta guionistas para el programa Mundo Mongolo.

Nota : A mí tampoco me ha tocado la lotería de Navidad

viernes, 19 de diciembre de 2014

Mundo Mongolo



Hace casi cincuenta años, Umberto Eco publicó un artículo titulado Apocalípticos e Integrados. Analizaba el futuro impacto de la Televisión en la sociedad. Sostenía que aquel nuevo elemento podía tomar dos derroteros totalmente opuestos. El primero, y deseable, que fuera una plataforma para la educación a distancia, para la universalización del saber y favorecer el avance del conocimiento humano, humano en el mejor de sus acepciones. El otro, la banalización de sus contenidos, acabando su uso como medio de control de masas. Hace ya demasiado, la segunda hipótesis de Eco se convirtió en Ley Universal.
La televisión dio paso a internet y como entonces, el debate de su uso final aún está por definirse.
Antes de los libros y la mal llamada “Revolución de las Tecnologías” , la Televisión era la ventana al mundo para quienes vivían en pueblos pequeños y aislados que su único contacto con la civilización fuera de su ostracismo, era una pantalla de 3X4. He obviado los libros y las bibliotecas porque en este país nunca fueron una prioridad a la altura de la sanidad o la educación... véase como están estas dos últimas...
Antes se intentaba disimular en los programas de Televisión la estupidez, la superficialidad de los temas a tratar o lo insustancial de su razón de ser. Hoy no tienen ningún reparo en regocijarse de ello sin sonrojarse.
Los coloquios del bien recordado José Luís Balbín dieron paso a peleas callejeras en directo a las que llaman, ya no coloquios sino debates... como si el fin fuera el resultado de una pelea de gladiadores.
Mundo Mongolo pretendía ser el título de un programa para dar respuesta a esta necesidad de programas basura, sin complejos, sin eufemismos. Presentado por cualquier poligonero sin expectativas vitales más allá de su marihuana y recibir la paga de sus padres. Sentado en un sofá y con los pies apoyados en una mesa de café, gorra de los yanquis de nueva york y arropado por los colegas del barrio, nos haría llegar los temas de máximo interés para todos. La primera sección consistiría en poner vídeos de youtube de gente cayéndose, monos fumando y perros apareándose. Tras sus risas y comentarios a la altura del mono del que se reían, abrirían un coloquio de como plantan cada uno su marihuana, trucos de conservación , logística de ventas al por mayor y retal, etc... Para finalizar, la última sección la llamarían Mundo Friki. Durante una hora, alguien con estudios superiores a primero de ESO disertaría sobre el origen de las especies o el impacto de la contaminación en las grandes ciudades o quizás expondría una clase de historia. Durante esa hora la pantalla se desdoblaría y veríamos al mismo tiempo las reacciones y comentarios de los presentadores y creo que no se diferenciarían de las del vídeos del mono fumando.

Es viernes de un otoño que agoniza entre niebla y mañanas frías. Volveré a leer “el arte de insultar” de Schopenhauer que a pesar de no ser mi pensador favorito, me ayudará por si algún día me ofrecen presentar Mundo Mongolo. 

lunes, 15 de diciembre de 2014

Un billete de tren


Miro a través de los cristales empañados a la calle. Hace frío. No veo a nadie ni tan siquiera algún automóvil en dirección a su hogar. Nadie. De fondo, el rumor de un programa soporífero con risas enlatas no perturba el silencio que reina fuera. Me doy la vuelta y observo la habitación bajo la tenue iluminación de bombillas de bajo coste. La chimenea sigue ardiendo con el lento crepitar de la madera húmeda. Vuelto a mirar a través de la ventana. Nadie. Pienso. Hace un año me encontraba mirando la calle desde la misma ventana. Nadie. Pienso. Vacío. La televisión se apaga y las risas falsas son sustituidas por el sonido aterrador del segundero del reloj de pared. Rio. Me acuerdo de la época cuando sustituí los relojes por un gato chino que daba puñetazos, un puñetazos... un segundo, sesenta puñetazos... un minuto... Al fin y al cabo, el tiempo también nos golpea. Enciendo un cigarrillo y sigo mirando a la calle. En verano suelo decir que prefiero el invierno, en invierno suelo decir que prefiero la primavera... me doy cuenta que no lo tengo claro. Doy un sorbo a un rioja de oferta. Entiendo porqué está en oferta. Es lunes. Ayer me acordé anotando la fecha en los partes de trabajo que era 14 de diciembre. San Juan de la Cruz. Durante años viajaba siempre en ese mismo día hacia Madrid sin saberlo hasta que una vez encontré los billetes de tren en varios libros a modo de marcapáginas. También hacía frío pero los reencuentros te hacían entrar en calor y olvidarte que había pasado un año. 

it's a wonderful life



Lo peor de la navidad es que cae todos los años en invierno... no sé como lo hacen.
Dicen que el número de suicidios y depresiones aumentan. Señores serios de batas blancas explican en los quince segundos que les dan en el telediario de las tres que se debe a lo entrañable de las fiestas. Creo que están totalmente equivocados, además los psiquiatras nunca fueron gente de fiar sino acordaros de Radovan Karadzic...
La Navidad es tan jodida porque siempre hace frío en el hemisferio norte. No es los mismo un 24 de Diciembre cortando leña a 10 bajo cero para que no se te apague la chimenea en el Pirineo de Huesca que un 24 de Diciembre en un chiringuito de la costa de Brasil tomándote una caipiriña.

Primer factor maligno : Los Villancicos.
De pequeños te podían gustar pero varias navidades después descubrías que siempre eran los mismos... en Guantánamo los utilizan como método de tortura psicológica... normal.

Segundo factor maligno : La Cena con la Familia.
Vamos a ver... si la paz social en basa en este principio de la física cuántica : “ La Felicidad de un individuo es proporcional a la distancia que mantenga con la familia” A mayor distancia más feliz... Si acabas comiendo al lado del cuñado gilipollas y la hermana tocapelotas pues ya está... miras de reojo el cuchillo de la carne para cortarte las venas o le pides a tu mujer que busque en el bolso el Trankimazin... 

Tercer factor maligno : El clásico de Frank Capra “Que bello es vivir”
Para compensar, las autoridades administran esta película por varias cadenas en navidad para intentar convencer a los aspirantes a suicidas que no lo hagan, que el mundo sería un lugar peor sin ellos... Me abstengo de hacer comentarios...

Para terminar esta oda a las fiestas que nos atropellarán en breve, ruego a los fabricantes de ropa interior que dejen de producir calzoncillos rojos, al 99% de la población masculina que no somos modelos de Gucci llevarlos el 31 de diciembre nos hace más patéticos de lo que somos.

domingo, 14 de diciembre de 2014

Dios es pastelero



Del autor de clásicos como “Dios es de derechas” o “No tengo miedo, Dios es mi copiloto” hoy presenta “Dios es pastelero”.

Por higiene mental intento evitar los telediarios. Vi tantos hace tanto que ya me hice una idea de la realidad y vivo cada día en diferido. Para sobrevivir a estos tiempos, dejo que el inconsciente elija por mí, de todas maneras cuando tomaba decisiones conscientemente nunca acertaba... a ver si va a ser verdad aquello que tanto he escuchado...”Niño ¡¡¡ que eres un inconsciente” . Tengo otra teoría la llamo “diarrea mental”. Se trata de cuando pensamos y el resultado es una mierda. Así que siguiendo la estela de los smartphones y los métodos didácticos de los filandeses, dejaré de escribir a mano, calcular mentalmente, utilizar el ingenio para arreglar cosas con lo primero que vea, guisar sin receta y me compraré una pulsera de esas que te dicen lo que tienes que andar, cuando dormir, como comer y si ese día te toca sexo o no.
Adivino la pregunta que rondará por el pensamiento (consciente o inconsciente) del masoquista lector ¿Qué tiene que ver todo esto con que Dios sea pastelero?. La respuesta es... no lo sé, estoy funcionando en diferido, pregúntale a Cospedal.

Justicia para todos. No lo escribo en inglés porque google traductor no me funciona. Dos mil manifestantes en Boston. 26 detenidos. Soy un subversivo y calculo mentalmente que es un 1%. Pienso... (Ojo ¡ sigo con la rebeldía)...En una ciudad como Boston que será más grande que Madrid sólo dos mil personas salen a la calle para protestar por las barbaridades de la Policía norteamericana... me huele que los negros se están pintando de blanco... Obama es negro o lo era cuando lo hicieron presidente, aunque cada día lo veo más desleído...
Hace años la Convención de Ginebra se le cambió el nombre por el Club del GinTonic. A los nazis se les persiguió por crímenes de guerra ahora, la CIA tortura bajo el eufemismo de Interrogatorios Reforzados. Acabaremos llamando a los campos de exterminio paraísos vacacionales, al Hambre Dieta Mediterranea, a los muertos vivos en diferido y a las guerras Diferencias de Opinión... " esta mañana, en la diferencia de opinión entre Ucrania y Rusia, veinte personas han sido diferidas. En otro orden de cosas, el número de trabajadores españoles que trabajan en diferido aumenta. España gana la batalla contra la obesidad imponiéndose la dieta mediterránea"
Rajoy llama adanes a los de Podemos...porqué no caínes? Adán no era malo sólo que se dejó llevar por Eva que era activista del sindicato obrero del campo y ocuparon la finca “El Paraíso”, terrenos pertenecientes en copropiedad a la Duquesa de Alba y a Dios.

Presidente de la Comunidad de Madrid.
  • Señor Presidente. ¿ Abrirán los comedores escolares en navidades para atender a los niños sin recursos?
  • No. El compromiso de la Comunidad es luchar contra la obesidad infantil.
    Creo que ni los Monty Python se hubieran atrevido a soltar eso...
La verdad es que los telediarios son graciosos, lo anterior se emitió ayer. Hemos llegado a un punto surrealista en la sociedad que un día aparecerá Dios siendo juzgado en el Tribunal de la Haya. Cuando se le pregunte sobre su responsabilidades lo mismo escurre el bulto a lo Homer Simpson, soltando eso de “es que es mi primer día”.

Vuelvo a modo consciente que debo conducir mi clásico de veinticinco años y como me deje tirado, creo que mi smartphone  aún no sabe cambiar una rueda.

Cuando Sarajevo era Madrid





♫♫...Duke Ellington suena...sin Duke...media docena de velas iluminan, junto a la música, un subterráneo cuyas bóvedas amplifican el sonido hasta hacerlo más fascinante que las simples notas musicales....la que en otro tiempo fue una claustrofóbica estancia, ahora nos parece un palacio inundado por el humo de ansiolíticos
cigarrillos que no terminan de calmar manos temblorosas y tics nerviosos... Al fondo, una pequeña escalerilla sube a duras penas hasta una chapa de acero que hace de improvisada trampilla cuya apertura, de vez en cuando, ciega a los congregados recordándoles que sólo allí es siempre de noche... El saxofón marca el ritmo de la sui géneris interpretación de un jazz que me recuerda a las antiguas grabaciones en pizarra... Nadie vive allí en la realidad, es un viaje hacia ninguna parte, un espacio ausente de espacio, un tiempo ausente de tiempo... una mentira real de una ficticia verdad... nadie sabe en que día vive, hace ya que les dejó de interesar.... la batería toma el relevo... el bajo sigue atento para atacar en cualquier momento... un pequeño y destartalado piano consigue a duras penas hacerse notar... en aquel agujero hasta los chillidos de las ratas suenan a música celestial...
...Hoy, la ciudad cuenta con ciento cincuenta personas menos... de los presentes o de los ausentes según se mire... soy un privilegiado, estoy de paso... puedo permitirme el lujo de contar los días, las horas, los muertos.... estoy de paso... ellos seguirán aquí, algunos más ausentes que otros, enterrados en cualquier parque, tirado en cualquier calle, el resto seguirá con su tarea de sobrevivir...aunque sobrevivir no sea vivir...
A las tres mandaré la crónica del día, relataré esta jazz session para un público que con el café de la mañana
se quedará con lo insólito de la narración, con la anécdota...y tras ir al baño a cagar una comida que no les ha costado una carrera entre disparos, hacer una cola de horas o simplemente la vida, olvidarán lo leído sin saber que aquí, calentarse, comer o beber agua se paga con la moneda más cara, con personas que amaban o eran amados, hijos, padres, madres, hermanos que no volverán ese día ni el resto de los días... una mancha de sangre en el asfalto será todo lo que dejaran como recuerdo de una existencia.... Pero la música aún es gratis, alimento que mantiene almas en cuerpos cada vez más famélicos pero yo... estoy de paso.♫♫
Catorce de febrero de mil novecientos noventa y tres....día 285 del sitio de Sarajevo.



Cuando Madrid era Sarajevo


Ayer me desperté como casi todos los días. Me vestí, tomé mi pastilla para la tensión ( prefiero morir de cáncer de pulmón o súbitamente por insomnio que quedar postrado por una embolia cerebral) y preparé una cafetera con cigarrillos. Encendí el ordenador y me conecté a facebook después de mirar las inexistentes ofertas de empleo.
Al contrario que la mayoría, utilizo facebook de manera didactica en la medida de lo posible, bebiendo de la fuente del conocimiento ajeno. Agradezco a todos aquellos que publican que leen, que escuchan y obvio en que fiesta han estado o si se han comprado unas bragas en la rebajas.
Ayer me recordaron que había abandonado a Gloria Fuertes y … buscando... buscando... encontré un poema que se titulaba Cuando Madrid era Sarajevo. Lo que empezó como novela acabó como eso... un empiezo o un relato muy corto. En alguna conversación me preguntaban el porque mi fijación por el Sarajevo en guerra, aquella que ya nadie recuerda. Respondía una y otra vez que la similitud con el Madrid cercado de nuestra guerra civil me creaba esa necesidad de contar una historia, imágenes de seres humanos destrozados, caras desencajadas por el miedo, el hambre , la impotencia de una población indefensa...y seguía argumentando, teniendo que justificar el hecho de escribir sobre algo más allá del villorrio donde me parieron.

No sé si en esta vida cuenta las historias inacabadas pero quizás la vida consista en eso... en historias inacabadas... Hoy es domingo, apago un cigarrillo y seguiré escribiendo otra historia inacabada con la certeza de saber que al menos el botones y Dios saben que no soy tonto... ;)

En Madrid llovía metralla,
llovía injusticia,
llovían muertos.
Me regalaron un cordero.
"Tienes para comer un mes" me dijeron.

Los ojos del cordero me dijeron otra cosa.
Yo, por poco me muero de hambre.
El cordero se murió de viejo.
Nos cogimos cariño,
él y yo solos bajo los bombardeos.

Después iba a por hierba a los solares
para mi cordero.
Le enseñé a comer papel
con los partes de guerra
a mi cordero.

Gloria Fuertes.


viernes, 12 de diciembre de 2014

...




Caen las últimas hojas del otoño. El invierno llama a la puerta con sigilo. En el cielo bandadas de pájaros, a modo de flecha, escapan del frío viento del norte. Los perros vagabundos buscan un rayo de sol donde tumbarse. Mientras en el sur, se recogen los últimos frutos de temporada antes de mañanas heladas y noches perturbadoramente gélidas. El olor a chimenea inundan los paseos de media tarde. Las calles se iluminan con bombillas de bajo consumo recreando seres de otras latitudes con exceso de colesterol mezclados con folklore seudoreligioso y consumismo capitalista. Los sentimientos de culpa por no vivir en la calle y comer en Caritas nos hace empáticos un par de semana al año. Los bancos de alimentos sólo nos cobran una pequeña comisión por aliviar nuestras conciencias. Es más cómodo entregar un kilo de arroz a un aseado voluntario con chaleco reflectante que mirar a los ojos a quienes hacen cola para recogerlo. El invierno es lo que tiene...En primavera todo desaparece y en verano hay que preocuparse por reservar una semana en un todo incluido junto al mar. Pero aun quedan hojas por caer...

lunes, 1 de diciembre de 2014

LA OTRA ORILLA (Fin)



VI

Llega ya el final de esta historia. Imagino que muchos estarán especulando sobre quién pudo ser el afortunado, el valiente o el intrépido que logró al fin llegar a la otra orilla de esos ojos como lagos. O simplemente si hubo alguien que logró al fin realizar ese viaje ya que la empresa parecía resultar cada vez más imposible. De hecho, no hubo uno sino varios, los que lograron la proeza. Sentado en la cima de una de las mejillas, pude al fin descubrir el misterio que escondía el horizonte de esos ojos. Sólo yo, desde la altura, ajeno a todo intento, volcado únicamente en encontrar las mejores palabras para relatar esta historia, pude darme cuenta de lo que estaba realmente ocurriendo. Muchos fueron los que habían partido en busca de la otra orilla, y cierto es que ninguno regresó para contar si lo había logrado. Todos dimos por hecho que ninguno lo había conseguido, aunque no era así. Lo que se creía un fracaso de los intentos precedentes, servía para azuzar el ánimo de los nuevos pretendientes.  La falta de noticias alimentaba los sueños de los que esperaban su oportunidad. Yo veía partir y partir a grandes expediciones o a navegantes solitarios. Los seguía con la vista hasta perderse en la bruma de la mirada. También al principio daba por hecho que todos habían acabado naufragando. Los destellos que ocasionalmente veía a los lejos creía que eran incendios, o el reflejos de la luz de las estrellas. Y lo cierto es que ese brillo era la señal del éxito, aunque tardé mucho en comprenderlo. Era la manera que tenía el propio lago de agradecer que alguien hubiese sido capaz de horadarlo. En realidad esos ojos nunca habían sido esquivos. Nunca fue consciente el lago de que cada uno de sus parpadeos había ocasionado alguna catástrofe. Si los hombres estaban ansiosos por circunvalarlos, esos ojos estaban igualmente impacientes de ser navegados. Y no hay mayor premio para unos ojos, que el de que un hombre logre llegar hasta el fondo de su mirada. De ahí, el nacimiento de esos destellos. Con cada nuevo guiño de luz,  el lago y su mirada, se hacían aún más profundos y el secreto y el premio que se escondía en ellos, se hacía aún más inalcanzable, pero más hermoso. Los últimos destellos que pude observar surgiendo de más allá de la línea del horizonte de esos ojos, más parecían soles que estrellas. Sobre mi cabeza se había creado ya todo un firmamento.   Había estado asistiendo durante todo este tiempo, sin darme cuenta, a la transformación de unos ojos en lagos, y esos lagos, en el reflejo de todo un firmamento.  


                                                                                  Epílogo


Así, sentí la tentación de correr mejilla abajo para anunciar a la ciudad, que ya se había formado al resguardo de un párpado, mi gran descubrimiento. Pero detuve mi carrera. Me di cuenta de que desvelando el misterio quizás cesase la búsqueda que sin saber estaba originando tanta belleza. Decidí entonces callarme, guardar el secreto. Construí, eso sí, una pequeña granja en lo más alto de una de las mejillas. Y ahora paso la mayor parte del tiempo cultivando pecas, sonrojos y algún que otro lunar. Adquirí hace tiempo cierta fama de loco solitario, siendo el único hombre que no ha intentado nunca el viaje a la otra orilla, pero consciente de mi descubrimiento, no me importa.  Al atardecer me siento en una hamaca, enciendo un cigarro y espero que surja en el horizonte de esa mirada, un nuevo destello.