miércoles, 6 de abril de 2011

ALLÁ DÓNDE LOS ÁRBOLES MENDIGAN LUZ

Esto no es Shangri La,
y durante unos segundos,
no sé muy bien qué es lo que hago aquí:
es mi boca la que atrapa primero la sorpresa.
No sé cómo lo he conseguido
pero ahora mismo,
estoy sentado al borde del universo,
con un infinito como piélago
que viene a lamer mis extremos,
que me refresca
que penetra dentro de mi cuerpo,
pedazo finito que se suma,
que crece,
que se desgrana,
que se proyecta,
que logra aunar durante el tiempo que dura el sosiego
todo lo que pretendo en lo que soy.

Permanezco así, durante horas,
ajeno a los turistas que siento corretear a mis espaldas,
que también los hay,
allá dónde se engendra el mundo.
Sin embargo es como si no existieran.
He aprendido a sopesar la insólita paz
que conlleva la resaca.

La tarde se desvanece y por fin me incorporo,
el borde que me sostenía se deshace,
huye bajo mis pies,
se transforma en pura piedra,
las olas se retiran
y solo queda un amago como de velo
con cadencia de milagro
y recuerdos de quimeras.
El abismo me llama por última vez,
con desespero quebrado pronuncia mi nombre,
me pide que no me vaya:
“No te vayas, Julián, ¡quédate!”
En esta frontera es la noche quién trae la realidad,
que pesa, me aplasta, me despierta del sueño.
Yo simplemente prometo volver,
aunque no sé cuando.

Por fin emprendo el regreso,
con ansia, con impericia
atrapo cuotas y fragmentos de silencio
que me guardo como un necio:
hilachos de cautela que sopeso entre mis dedos.
Y algunas tardes, casi sin querer
recuperaré de los bolsillos
esos trozos de quietud casi marchita,
para rociarlos sobre tu cuerpo.
Te haré el amor con inercia de sondeo,
hablarán solo nuestras intuiciones
nuestros manoseos
nuestros alientos
emanando el uno del otro.
Ese será nuestro oasis,
así será nuestra espera,
nuestra táctica de despiste y abordaje
a esta vida tan ajena tan añeja tan poca vida.
Será también mi demora hasta poder volver al entendimiento,
allá lejos dónde incluso los árboles mendigan de esa luz,
a esos atajos del universo,
que un día descubrí
y que escondo siempre de vosotros,
y muchas veces, también de mí.

Dedicado a Noelia y Nuria, con quienes descubrí el primer árbol mendigando luz,
y a Cati, que propuso el tema de "Silencio" para este duelo...
Dedicado también a algunos rincones de la provincia de Alvacete.
Albacete, escrito en una hora de trabajo, 6 de abril del 2011.

9 comentarios:

Anónimo dijo...

No entiendo mucho de poesía, pero me parece la tipica chorrada que escribe un adolescente con acné.
Por ejemplo, voy a escribir una poesia ahora mismo:
El silencio
Me callo, te siento,
si te toco, huyes,
arena entre mis dedos,
vacio

....

por último

infinito silencio.



LLAMADME POETA!!!!!

Javier dijo...

Joder que manera de repartir leña...la gente está demasiado estresada...

Para no entender mucho de poesía se lo toma demasiado en serio...

Un Saludo Julián y una Tila para el Anónimo

Anónimo dijo...

A ver, Javi.... habrá que hacer y dar un poco de polémica.
No entiendo de poesia, pero entiendo de picar a lo rigue..... el juli ya me entenderá!! Es una vieja broma entre caballeros y duelistas dialecticos!....

El amigo numero 1 (ahora posiblemente menos) de Juli

Saludos nórdicos! Por cierto, Julian cuando vengas a Escandinavia trate el volumen ese de poesia nordica.....

Hej då! Vi ses sen!

NOELIA dijo...

¡¡mmmm....me gusta!!
Sé el tiempo que esos árboles llamaban y mendigaban en la puerta de tu cabeza, deseando escapar y por fin han salido a la luz.

Ha merecido la pena esperar...no ha sido una hora, son años!!

Gracias por la dedicatoria
Un beso enorme y ánimo

Tresmasqueperros dijo...

Cuidado Emilillo, que te saltan al cuello, que los poetas también tenemos mala leche...

Tresmasqueperros dijo...

Tienes razón Noe, no he tardado una hora en escribir este poema, que han sido tres años... Un beso y gracias por el comentario.

BENHUMEA dijo...

Pues a mi me gusto muchisimo, me encanta en todo sentido, me lleno de nostalgia y me hizo sentir asi... mendigando luz... eso es lo mas importante al escribir creo yo, lograr que la gente sienta lo que tu mientras escribias, encantador, magico, estupendo.

Besos mexicanos.

Anónimo dijo...

Muy bonito, me ha gustado mucho. Espero que podamos seguir hablando de nuestras cositas ,acompañados de un buen poleo, je ,je...

Gracias. Un beso.


.

Tresmasqueperros dijo...

Gracias anónimo del poleo, je je. Conozco un sitio en Albacete donde lo ponen muy rico: El Embrujo de Granada, espero que algún día me dejes invitarte. Gracias a ti por el comentario, viniendo de personas como tú me anima muchísimo.Otro beso para ti.