miércoles, 29 de enero de 2014

UN INSOMNIO EN CADA OLA


La historia es sencilla. Camino de Madrid me paré en un bar de carretera a desayunar. Como no tenían periódicos a mano me puse a leer la antología de Cernuda que llevaba en mi macuto. La camarera, cuándo lo vió, le llamó la atención. Era estudiante de filología hispánica y amante de este y otros poetas. Entre bromas, me pidió escribir un poema a cambio del desayuno. Este es el poema, que tiene por lo tanto, un valor de 2,70 euros.
 
Aquella noche, el mar no tuvo sueño.
Cansado de contar, siempre de contar a tantas olas…
Luis Cernuda, (Un río, un amor)


El mar aquella noche,
como no tenía sueño,
intentó dormirse contando sus propias olas.
Olas como chiquillos que sin embargo,
ignoraron esta vez su cadencia de rebaño,
siendo sólo asombros,
escombros de estupor volcados sobre la playa,
uno tras otro,
uno tras otro,
uno tras otro,
amago de emboscadas que anunciaban su sorpresa
con susurros que encadenaban al susurro de las olas venideras
y golpeaban con su rostros de espuma el estertor
de la olas que fallecían
una tras otra,
una tras otra.
una tras otra.

El mar esa noche,
se durmió al fin,
aunque sus olas siguieron alerta,
contando los besos que nos dábamos sobre la arena.
Esas  olas despiertas,
como chiquillos malcriados,
enredaban sus desfallecimientos
en el deseo que hacía temblar nuestras piernas.

El mar esa noche
se durmió al fin,
sin ser testigo de nuestros besos.
Por la mañana, olas con ojeras
fueron a anunciarle lo descubierto,
ese tesoro ardiendo que fuimos nosotros, sobre la arena.

Con un bostezo en cada ola
el mar desde entonces, ya no es el mismo.
Acuna bañistas con pereza,
trabaja de sol a sol,
pretende ser domingo en todas sus mareas,
pero en realidad,
el mar ya sólo espera la llegada de la noche,
quiere comprobar si es realidad
o es sólo leyenda,
esa historia de los besos que nos dimos
y que repiten los insomnios de sus olas,
una tras otra,
una tras otra,
una tras otra…


Camino de Madrid,
bar “El reposo del viajero”
23 de enero.

2 comentarios:

Yo dijo...

Muy bueno.
Cuánta inspiración!!!

Julián María Guzmán dijo...

Gracias por el comentario, Yo. Inspiración y unos retoques finales, je je